Arcana Mundi

Siempre las actividades que realizamos para Parc Central, dentro del marco del festival TARRACO VIVA, tienen que ver con los restos arqueológicos conservados en este espacio.

En los años 90, antes de la construcción del actual centro comercial, se descubrió un importante yacimiento arqueológico formado, entre otros elementos, por una basílica paleocristiana de tres naves en cuyo interior se hicieron enterrar casi 200 personas. La actividad que realizamos en Parc Central se ubica en el interior de la basílica, cuyo subsuelo está constituido por múltiples inhumaciones datadas en el s. V dC.

Este año, el título de la actividad Arcana Mundi, cuya traducción literal vendría a ser “los secretos del Universo”, nos sumerge en una de las prácticas habituales que sucedían en las necrópolis. Los cementerios, además de ser “ciudades de los muertos”, eran un espacio al que acudían ciertas personas a buscar “ingredientes” para realizar prácticas que hoy consideraríamos dentro del ámbito de la magia negra. Hablamos de los nigromantes, los “conjuradores de huesos”. La primera referencia escrita sobre estos magos nos la ofrece Homero en la Odisea y será modelo para el Libro VI de la Eneida de Virgilio o para el Libro VI de la Farsalia de Lucano.

La nigromancia pertenece a otra técnica llamada divinatio, que consiste en una comunicación directa con los dioses para averiguar el futuro. Los nigromantes, aún comunicándose con los dioses, prefieren comunicarse con los muertos que reposan en las necrópolis…